Dungeons and Dragons para niños, es una frase que suena muy bien, muchos de los que jugamos a juegos de rol y tenemos niños hemos querido compartir este maravilloso juego con ellos pero también sabemos que DnD, como se abrevia Dungeons and Dragons, no es precisamente sencillo o de pocas reglas. Afortunadamente conseguimos algunas recomendaciones para dirigir una campaña para los más pequeños.

This article is inspired in a post in Lifehacker

Desde pequeño me gustó leer, siempre me encantó sumergirme en fantásticos mundos donde la imaginación me podía llevar, bien fuera una granja con animales parlantes, la historia de una estatua con vida o algún cuento de viajes espaciales, cada aventura era una vívida experiencia para mí.

De hecho, en algún lugar que no recuerdo llegué a leer una vez “si algo pasó en tu mente para tu cerebro eso ocurrió en realidad”, y me parece que es una frase con mucha razón, de hecho hay escenas de libros que recuerdo con mayor claridad que algunas partes de mi vida.

Stranger Things, niños jugando Dungeons and Dragons

Stranger Things, niños jugando Dungeons and Dragons

Con el tiempo mis gustos fueron cambiando, agregando géneros, algo de terror y novela histórica, principalmente. Aunque luego hice una pausa, el heavy metal se convirtió en una nueva pasión, había mucho que escuchar, mucho que aprender y mucho que leer sobre ese género musical tan genial, eso ocasionó una pausa en cuanto a la lectura de libros.

Pero no fue sino hasta que un querido profesor de la universidad llamado Guillermo Colmenares me mandó a leer El Señor de los Anillos que descubrí el fascinante mundo de la fantasía, y un poco después la ciencia ficción, Magic: The Gathering y eventualmente Dungeons and Dragons y otros juegos de rol.

Con los juegos de rol conseguí una nueva y maravillosa forma de vivir aventuras, sólo que esta vez no tendría que presenciar con frustración las malas decisiones de los protagonistas, ahora podía ser yo quien decidiera el destino de la historia.

Esto, por supuesto, es algo muy estimulante y exigente intelectualmente, provocando que quienes disfrutamos de una buena historia encontremos en los juegos de rol algo que nos apasiona.

Por supuesto, hay muchos juegos de rol, pero tuve la suerte de conocer a Pedro, quien luego sería uno de mis más queridos amigos de la universidad. Con Pedro y un pequeño grupo de “aventureros” comencé a vivir aventuras en un mundo creado por él usando las reglas de la recientemente salida 3ra edición de Dungeons and Dragons, improvisando con gran maestría en lo que hoy se conoce como sandbox, un mundo totalmente abierto con infinidad de posibilidades.

Dungeons and Dragons para niños y otros juegos de rol

Muchos años han pasado, y desde que mis hijos nacieron siempre he querido transmitirles las cosas que me han hecho feliz les he mostrado series y películas como Thundercats o Los Goonies, libros como El Principito y, por supuesto, los juegos de rol.

Monster Slayers Champions of Hesiod es un sistema inspirado en Dungeons and Dragons para niños, ofrecido de forma gratuita por Wizards of the Coast

Monster Slayers Champions of Hesiod es un sistema inspirado en Dungeons and Dragons para niños, ofrecido de forma gratuita por Wizards of the Coast

Todos sabemos que hay una gran oferta de juegos de rol (RPG por sus siglas en inglés) en la actualidad, los hay de todos los géneros, diferentes mecánicas y con diferentes públicos objetivos, en este mismo espacio hemos reseñado varios de ellos. Entre los RPG existentes podemos destacar que hay muchos juegos de rol especialmente diseñados para niños, con mecánicas sencillas, pero les falta algo, no son Dungeons and Dragons para niños.

Sí, hay muchos juegos buenos en el mercado, e incluso hay gente que por alguna extraña razón reniega del padre de los juegos de rol, pero para mi Dungeons and Dragons es especial, aunque debo decir que odié la cuarta edición hasta el punto que a veces olvido que existió.

A pesar de esto aún no he comenzado a dirigirles una aventura de este juego a mis hijos, han jugado varios sistemas, pero nunca DnD, pensaba que no estaban preparados para un juego con tantos detalles y reglas.

Al menos eso pensaba hasta que encontré un buen artículo en Lifehacker escrito por Kevin Makice, dónde da algunos buenos consejos que nos permitirá adaptar Dungeons and Dragons para niños, aunque aplican a más de un juego de rol. Estos consejos son los siguientes.

Mantenlo Simple

A pesar de que en la 5ta edición de Dungeons and Dragons se resolvieron algunos problemas con las reglas de ediciones anteriores, simplificando muchas cosas, aún se puede hacer el juego un poco más sencillo para mejorar la experiencia de los niños en la mesa.

Uno de los problemas más comunes a los que nos enfrentamos cuando tratamos de educar o jugar con niños es la capacidad de atención, tienden a aburrirse rápidamente si algo no los cautiva, por ello las reglas aplicadas deben tener tres objetivos:

  • Acelerar el ritmo para la primera acción.
  • Minimizar la consulta de referencias.
  • Mantener a los jugadores comprometidos al final de la sesión.

Para alcanzar estos objetivos se requerirá que el Dungeon Master omita algunas reglas y se prepare para el juego con anticipación.

Esconde lo que no uses

Si en medio de un juego tienes que consultar algo en uno de los manuales o en Internet seguramente los niños se aburrirán y buscarán algo más emocionante que hacer, por lo tanto, se recomienda minimizar  esas búsquedas de referencia al mínimo.

Para lograrlo  se pueden tomar varias acciones, por un lado puedes eliminar habilidades o reglas que te hagan consultar en los manuales, por otro puedes hacer una ayuda de referencia rápida, máximo de cuatro hojas, si algo no cabe ahí, no lo uses.

Las decisiones son inversiones

Aunque hablemos de Dungeons and Dragons para niños se requieren muchas decisiones desde el mismo momento de creación del personaje, lo que puede retrasar el comienzo del disfrute de este juego por demasiado tiempo y recordemos, mientras más rápido comencemos a jugar, mucho mejor.

Creativas hojas de personaje por James Stowe incluyendo únicamente los datos más importantes, aunque sean de una versión anterior de Dungeons and Dragons transmiten la idea de lo que se quiere

Creativas hojas de personaje por James Stowe incluyendo únicamente los datos más importantes, aunque sean de una versión anterior de Dungeons and Dragons transmiten la idea de lo que se quiere

El Manual del Jugador en la 5ta edición de Dungeons and Dragons nos ofrece doce clases y nueve razas, trece si sumamos otras clases disponibles libremente, esto nos das más de 156 combinaciones posibles, sin embargo, como demuestran los números de DnD Beyond la mayoría de esas combinaciones posibles quedan en el olvido.

Pero cuando hablamos de Dungeons and Dragons para niños debemos pensar en simplicidad, Makice nos dice que en su mesa sus hijos jugaron como Patos Oráculo, Niños Plomeros y Chefs de raza Peces Dorados Caminantes, todo esto bajo un solo arquetipo, Luchador Humano.

En cuanto a la hoja de personaje, sigue siendo necesaria, se mantendrían los datos más básicos, como nombre de personaje habilidades con sus modificadores, alineamiento, algunas estadísticas derivadas como Iniciativa, Sabiduría Pasiva, Categoría de Armadura, velocidad y Puntos de Golpe, el resto de los datos, según dice, se pueden negociar con los jugadores y según su experiencia la imaginación de los niños crea sus propios límites.

Es importante no caer en la tentación de ofrecerles personajes previamente hechos, eso podría hacer que comiencen a jugar antes, pero normalmente se sentirán menos comprometidos con personajes que ellos mismos no crearon, lo cual puede llevar más adelante a decisiones osadas o desinterés por el personaje.

Haz que las Debilidades se conviertan en fortalezas

En este punto, Kevin nos plantea lo que sucede cuando vemos números bajos en la creación de personajes, nos dice que no sucumbamos ante la tentación de volver a lanzar los dados buscando números más altos, que en lugar de eso abracemos estos números bajos y hagamos que usen su creatividad para convertirlos en fortalezas.

Nos recuerda que tenemos el poder de recompensar a los niños cuando interpretan correctamente sus debilidades o de convertir las fortalezas de los NPC en un problema. Para ilustrarlo podemos pensar en un guerrero tonto pero reflexivo (hay varios buenos ejemplos, especialmente en series de anime) o un maestro estratega que piensa en exceso un plan, descuidando detalles que desechó por ser de poca relevancia.

En Dungeons and Dragons para niños, y para cualquier otro grupo, lo importante es la diversión, aceptar los personajes e interpretarlos con sus fortalezas y debilidades, los DMs bebemos tomar esas debilidades y jugar inteligentemente con ellas.

Recordemos que cuando estimulamos la creatividad suceden joyas como la anécdota del Dragón y el Bardo, como la reseña nuestro amigo Vladimir en La Cueva del Lobo.

Usa menos dados con mayor frecuencia

Lanzar dados es una de las cosas más placenteras al jugar cualquier juego de rol. Ellos nos dan la sensación de que algo puede salir mal, algo podría salirse de nuestro control y voltear la situación dramáticamente.

Abed Jugando Dungeons and Dragons con sus amigos en la serie Community

Abed Jugando Dungeons and Dragons con sus amigos en la serie Community

Los dados tienen una influencia poderosa en nuestra atención al juego, por ello no debemos usarlos a la ligera, En una partida de Dungeons and Dragons para niños deberíamos guardar las tiradas para cosas realmente importantes, así evitaremos que esa sensación se diluya y podremos usarlos cuando detectemos que la atención de los niños se dispersa.

También recomienda usar básicamente dos dados el d20, que se usa las acciones en el juego y el d6 por ser el más común de todos, ya que el resto se usa muy poco y básicamente para determinar daño, evitándonos preguntas como “¿cuál dado uso?”, que retrasan el juego. Claro, esto depende mucho de la edad de los niños.

Separa claramente el contexto de las conversaciones

Cuando un niño se aburre tiende a decir y hacer tonterías para divertirse. En cuanto al juego no es lo mismo cuando René como jugador dice algo que considere gracioso sobre los orcos, a que lo haga Rex, su personaje, en el primer caso no habría problemas, en el segundo podría tener consecuencias fatales dentro del juego.

En Dungeons and Dragons para niños no debería ser diferente, eso les enseñará a hacer una importante diferenciación.

Enséñales a diferenciar los personajes de ellos mismos como jugadores y usa convenciones como la frase “fuera de juego” o “fuera de rol” para establecer estos límites de forma clara.

Finaliza antes que ellos lo hagan

Como ya dijimos, mientras más jóvenes son los niños menor es su capacidad de atención y de permanecer tranquilos alrededor de una mesa. Por ello, las sesiones deberían ser cortas, para evitar que se aburran antes de culminar el capítulo del día.

Para ello podremos usar la regla de Los Tres Encuentros. Esta regla nos propone como meta que los jugadores tengan tres oportunidades de experiencia en cualquier sesión antes de terminar. Esto significa que  una sesión de hora y media a dos horas tendría una duración razonable.

Si bien en cada episodio se debe cerrar el último encuentro es importante hacer uso del llamado cliffhanger, esa técnica muy usada en los finales de temporadas de las series donde nos dan un pequeño vistazo a la próxima amenaza, queriendo saber más, motivándonos y generando conversaciones en torno al tema hasta el próximo episodio.

Haz que subir de nivel sea una tarea sencilla

Dungeons and Dragons en la serie The Big Bang Theory

Dungeons and Dragons en la serie The Big Bang Theory

Subir de nivel es una recompensa que se obtiene normalmente luego de algunas sesiones de juego, su velocidad viene determinada por cantidad de encuentros y su dificultad, cada uno otorgando distintas cantidades de Puntos de Experiencia.

Sin embargo la recomendación de Kevin al dirigir Dungeons and Dragons para niños es que otorguemos la misma cantidad de puntos para cada encuentro y que cada personaje que haya participado obtenga la misma cantidad.

Así mismo, recomienda dar estos puntos al final de cada sesión realizando los ajustes correspondientes a los niveles, en caso de que hayan, antes de la siguiente sesión.

Gestiona las hojas de personaje por ti mismo

Recordemos que hablamos de niños, si en muchas ocasiones al jugar con adultos vemos casos de hojas de personajes  perdidas u olvidadas en casa no es difícil imaginar que cosas como esas y peores son mucho más comunes cuando tratamos con niños.

Por ello, el adulto y Dungeon Master debe tener la responsabilidad de recoger las hojas al final de la partida y guardarlas, también puede aprovechar y revisar que sigan siendo legibles y usables, pudiendo reemplazarlas entre partidas cuando haga falta.

Comentarios Finales

La cultura del ocio vive una época hermosa, nunca antes había existido tanta variedad y productos, los prejuicios de antaño se han ido desvaneciendo logrando una época dorada para los juegos de mesa y los juegos de rol.

Si se siguen estos consejos podremos adaptar Dungeons and Dragons para niños, así podrán vivir emocionantes aventuras.

Si se siguen estos consejos podremos adaptar Dungeons and Dragons para niños, así podrán vivir emocionantes aventuras.

Tanto así que se han abierto camino a la cultura mainstream y se ha permeado al resto de la sociedad que normalmente no estaba relacionada a nuestros amados hobbies, Dungeons and Dragon ha aparecido en series como Community, Stranger Things o The Big Bang Theory, y personas ligadas al mundo del espectáculo como Vin Diesel, Robbie Williams y cierta señorita de apellido Grey han confesado tener años jugándolo.

Sólo espero que esto le dé mayor fuerza y que el mercado siga creciendo para que sigamos teniendo más productos.

Mientras tanto, queda en nosotros “formar” a las nuevas generaciones que serán nuestro relevo y mantendrán con vida los hobbies que tanto queremos, sean juegos de mesa, wargames, juegos de miniaturas, juegos de rol o cualquier otro.

Por mi parte, seguiré educando a mis hijos y mostrándole las bondades de todas estas aficiones entre ellas, por supuesto, los juegos de rol, ahora tomaré estos consejos e intentaré ver qué tal me va con DnD ¿qué me dicen? ¿Ustedes se animarán a dirigir una aventura de Dungeons and Dragons para niños?