Jorge Cortés un amigo y colaborador de nuestro blog le encanta pintar miniaturas, pero muchos se sorprenderán al saber que no puede ver ciertos colores. Cabe destacar que todas las miniatuiras en esta entrada han sido pintadas por él.

Bueno, escribo esta nota desde un lugar que sólo el 10% de los hombres conoce, un lugar donde el color se percibe de maneras distintas y donde dedicarte a pintar puede ser un tanto complejo.

Yo soy daltónico, para ser mas precisos, protanoíco, esto quiere decir que no distingo la gama de colores que separan al verde del café y al café del rojo, pero no soy un caso aislado, 1 de cada 10 hombres tiene esta condición la cual es transmitida por las mujeres y de la cual no sufren excepción de casos aislados y en formas menos tenues (solo el 0,5 % de las mujeres presentan algún grado de daltonismo).

Una concepción errada acerca de los daltónicos es que no vemos los colores, hay casos extremos en que esto es cierto y se denomina acromático, pero el resto de nosotros vemos el color solo que de manera alterada, tampoco somos personas enfermas (muchos piensan eso), en realidad el daltonismo es una condición que no tiene tratamiento, aunque en los últimos años la empresa Enchroma ha empezado a fabricar lentes para daltónicos que permiten corregir la percepción del color.

Lee también  Consejos para pintar miniaturas de Pooky's Painting Palace

Probablemente, una cosa que es común a todo daltónico es el Bullyng y la constante pregunta “¿como ves entonces?” en cuanto a esto último pueden tener una idea accediendo a Coblis Color Blind Simulator, probablemente se lleven una sorpresa… yo no, porque no distinguí la diferencia. En referencia al Bullyng, a veces es mejor tomarse las cosas con humor simplemente, ponerse demasiado serio ante este tema no tiene sentido, aunque cuando me tratan de engañar pasándome algo de un color que no es la respuesta es siempre la misma “soy daltónico, pero no soy 🤬” (insertar improperio correspondiente al país 🤣🤣🤣).

Slider image
Slider image

Wardriver, mercenary hacker como la vemos nosotros y como la ve Jorge, con protanopiaincapaz de ver el color rojo.

Pintando miniaturas con daltonismo

Ahora bien, muchos daltónicos tenemos la extraña y compleja costumbre de pintar. Para el normal de las personas esto no es un tema, pero para nosotros es un laberinto en donde no existen reglas aplicables, en un sentido mas amplio de la palabra, no seguimos patrones porque no los vemos, por lo cual buscamos y creamos nuestros propios patrones.

Si ya creen que es complejo pintar siendo daltónico, imaginen ese problema reducido a miniaturas de 28 mm, detalles pequeños y una gama de pintura que puede asustar a los más valientes.

Lee también  Mordheim: La Ciudad de los Condenados de Games Workshop

Mi respuesta para quienes me preguntan “¿como lo haces para pintar?”, “muy sencillo, de oído”. Se que es difícil imaginarlo, pero los daltónicos generamos ciertas rutinas que nos permiten navegar en un mundo de colores, algo común es marcar nuestras pinturas, lo otro es relacionar el color con algo que nos resulte familiar aunque eso no siempre sale del todo bien, en realidad la mejor forma en la que podemos pintar es con ayuda de amigos o en mi caso, de mi esposa, yo escojo el color y luego lo someto a su revisión, a veces también le pido una ayuda a mi hija, pero en la practica normalmente termino pintando solo y esperando que el resultado sea el adecuado.

En todo caso el no distinguir ciertos colores puede llevar a aciertos bastante interesantes, lo que si, al menos en mi caso yo mezclo un color solo una vez ya que es casi imposible que obtenga el mismo color dos veces, así que el resultado debe ser bueno al primer intento.

😜

Bueno, ya saben amigos de wargarage, cuando vean, esta miniatura la manda Jorge Cortés, recuerden que mi mundo no tiene los mismos colores que el suyo, pero logramos buenos resultados de igual manera .

Saludos.

Nota: prefiero el término colourblind a daltónico, me resulta mas cercano a la realidad.

Lee también  Acoso y bullying en los juegos de mesa, Wizards of the Coast dice basta