Hay muchas actividades que podemos realizar con nuestros hijos, deportes, música lectura, juegos de mesa, en esta última hay una categoría que vale la pena resaltar, la de los juegos de escaramuza (Skirmish level wargames) y si quieren saber por qué sigan leyendo.

Yo crecí en una pequeña ciudad de un país sudamericano, país que además aplicó en la década de 1980 unas medidas proteccionistas extremas prohibiendo prácticamente la importación de algunos rubros, entre ellos los juegos y juguetes, así que se podrán imaginar que realmente poco era lo que llegaba de afuera.

No fue sino hasta tener poco más de 20 años, cuando apenas estaba conociendo los juegos de rol, que alguien me habló de un wargame de miniaturas, un tal Warhammer 40,000, un juego ambientado en un futuro muy oscuro, de guerra interminable, con una plétora de razas con una rica historia y una apariencia espectacular.

Sin embargo, luego vi que a pesar de ser visualmente hermoso requería enorme cantidad de espacio tanto en mesa como para almacenarlo, usaba gran cantidad de unidades, y requería muchas horas de armado y pintura para lucir como esos ejércitos que me enamoraron, eso sin hablar de los costos.

Pero poco tiempo después descubrí que había otro tipo de wargames, los que conocemos como juegos de escaramuzas, estos son wargames también, pero que utilizan una escuadra en lugar de un ejército, reduciendo dramáticamente los requerimientos de espacio, tiempo y dinero.

Así, empecé a jugar algunos, aunque realmente no sea tan bueno, pero me divierten bastante. Hoy en día soy padre de dos hermosos y talentosos niños, un varón de diez años y una hembra de ocho y con ellos he ido compartiendo las series, películas y juegos que me gustan y que ellos pueden disfrutar, y los wargames son una parte de esas cosas.

Para algunas personas ajenas a este pasatiempo podría parecer que estamos jugando a los soldaditos cuales niños pequeños, sin embargo, a pesar de ser técnicamente correcto, el hobby requiere de un conjunto de habilidades muy especiales y a través de ellos podremos enseñarle y ayudar en el desarrollo de nuestros hijos en más de un aspecto.

¿Por qué debería comprar un juego de escaramuzas para compartir con mis hijos?

Voy a tomar prestadas algunas razones expuestas en una de mis webs preferidas en inglés llamada Geekdad pero usando mis propios argumentos:

1. Aleja a los niños de las pantallas

Los aparatos electrónicos no son malos en sí, pero es conveniente limitar el tiempo

Los aparatos electrónicos no son malos en sí, pero es conveniente limitar el tiempo

Estamos en una época donde los aparatos electrónicos reinan en todas partes, los usamos para hablar, para enviar mensajes escritos, para informarnos, ver el pronóstico del tiempo, saber cómo está el tráfico, ver videos de gatitos, jugar… creo que se capta la idea ¿no? Incluso mis hijos muchas veces dejan de jugar en el PC sólo para irse a la consola o con la Tablet.

Al tener una actividad en conjunto logramos que tanto ellos como nosotros mismos nos alejemos de las pantallas, conectándonos en familia y compartiendo una actividad donde en la mayoría de los casos no sólo podemos prescindir de aparatos sino que también es lo más conveniente para evitar distracciones indeseadas.

Cada partida de un juego de escaramuzas normalmente se resuelve en menos de dos horas, eso sí, aunque algunos pueden jugarse en solitario la mayoría requiere al menos dos personas para jugar, pero recordemos que todo ese tiempo estará lejos de las pantallas y pasando tiempo de calidad con nosotros.

2. Amplio abanico de temas disponibles

Los wargames de escaramuzas tienen una cantidad inimaginable de temas disponibles, los tenemos históricos, basados en la Primera Guerra Mundial (To The Last Man: Rules for WWI Skirmish Combat), Segunda Guerra Mundial (Tanks: Panther vs Sherman) Vietnam (The Long Road South), así como muchos otros, de hecho en una tarea para la escuela mi hijo y yo diseñamos un wargame sencillo ambientado en un suceso de nuestra historia de Independencia y que fue conocido como la Masacre de Ocumare.

Pero no sólo se puede jugar con eventos históricos, hay fantasía (Runewars), sci fi (Infinity), steampunk (Warmachine), Horror/Western (Malifaux)… en realidad los hay para todos los gustos ¿les gusta el mundo de Tolkien? Hay juegos en la Tierra Media ¿les encantan las películas de Star Wars? Tienes al menos tres opciones diferentes y una de ellas es uno de los juegos de miniaturas mejor vendido del mundo ¿les gusta ver The Walking Dead o películas de zombies? ¿O están locos por los  carros al estilo de Death Race o Mad Max? No importa el tema, seguramente encontrarán un juego con una temática que puedan compartir, y si no muchos reglamentos son genéricos o fácilmente adaptables.

3. El componente social

Los juegos de escaramuza ayudan a ejercitar habilidades de interacción social

Los juegos de escaramuza ayudan a ejercitar habilidades de interacción social

Todos sabemos que no es igual vencer a un usuario anónimo en un juego en línea que ganarle a tu mejor amigo, a tu padre o a tu madre en persona, sin embargo no es lo único que podemos resaltar.

Los juegos de escaramuzas estimulan la interacción entre los jugadores, así como les ayudará a desarrollar una conducta deportiva, aprendiendo a ganar y perder, en muchas ocasiones deberá también explicar o discutir reglas, agregando habilidades de argumentación y debate.

Además, durante tu turno puedes aprovechar de agregar valor al tiempo que pasen juntos para preguntarle sobre su vida y conversar sobre muchos temas no relacionados con el juego en sí.

Por último, en algún momento querrá mostrarle el juego a algún amigo, deja que explique las reglas y se diviertan.

4. Promueve habilidades Creativas

Nueva generación de Wargarage aprendiendo X-Wing Miniatures

Nueva generación de Wargarage aprendiendo X-Wing Miniatures

Una parte importante en la mayoría de los juegos de escaramuzas es el ensamblaje y pintado de miniaturas, con unas contadas excepciones, estos juegos vienen sin ensamblar ni pintar, haciendo esto parte misma del hobby.

En muchos casos las miniaturas vienen con opciones adicionales, distintas cabezas, diferentes armas que puedes escoger y poses que pueden hacer, eso permitirá desarrollar su creatividad. Igualmente con la pintura y su infinidad de opciones.

Estoy seguro que además de disfrutar esa actividad juntos sentirán una satisfacción al ver que ya no tienen un montón de muñequitos grises y sin atractivo sino un ejército imponente de guerreros de plástico o metal.

5. Requiere lectura

Libro del ejército Cygnar de Wargachine MKII

Páginas del libro del ejército Cygnar de Wargachine MKII

Como se indicó anteriormente en ocasiones deberá discutir reglas y argumentar en favor o en contra de una interpretación. Si a tu hijo le gusta el juego te sorprenderás como esa motivación extra le ayudará no sólo a leer sino a interpretar y aprender las reglas del juego.

Además de los reglamentos la mayoría de los manuales viene con historias de trasfondo, crónicas, líneas de tiempo y resúmenes históricos de estos mundos fantásticos para ayudar a la gente a entender el contexto en el que se dan las batallas, e incluso algunos juegos tienen series de novelas y comics publicados.

 

6. Ayudar a ejercitar las Matemáticas

Las matemáticas básicas necesarias en estos juegos normalmente no son muy profundas, sumas, restas y multiplicaciones normalmente, sin embargo, es una buena oportunidad para que practiquen sus cuentas mientras juegan, lo que a la larga se convierte en mayor agilidad al resolver problemas matemáticos.

Para los adultos puede haber un poco más que eso porque podríamos calcular probabilidades y estadísticas para una mejor toma de decisiones, aunque también podemos adelantarnos a la escuela y explicarle eso a los niños.

Esta práctica extra rinde sus frutos, soy testigo de eso, mi hijo pasó a ser el mejor en matemáticas en su salón y por mucho, y es en gran medida gracias a los juegos.

Además, a través del repetido cálculo de distancias podrán obtener una habilidad para estimar distancias y tamaños y aprender a usar la cinta métrica.

7. Incrementan habilidades motoras y pensamiento crítico

La motricidad fina es algo totalmente necesario para poder pintar correctamente las miniaturas, las primeras no quedarán muy bonitas, pero como con cualquier otra habilidad sus capacidades irán mejorando poco a poco probablemente hasta lograr verdaderas bellezas.

Escuadra del juego de escaramuzas Malifaux

Escuadra del juego de escaramuzas Malifaux

Además, se requiere de precisión al mover las piezas a través del campo de batalla para no tumbar otras unidades o escenografía.

Por otra parte, las características mismas de los wargames harán que las neuronas de sus hijos hagan millones de sinapsis evaluando todas las opciones posibles, tomando decisiones y planeando estrategias, más de una vez te sorprenderán como avanzan sus procesos de toma de decisiones y las variables que toman en cuenta.

Por supuesto, para ambas habilidades hay algunos juegos mejores que otros, la clave es encontrar uno que les guste y tenga el nivel de complejidad deseado.

8. Intentos de alto riesgo, fallas con bajo estrés

Todos cometemos errores en la vida, todos nos caemos una y otra vez, pero también cada uno de nosotros reacciona de forma diferente a los fracasos, uno no quiere que su hijo se estrese por fallar en un juego, pero uno es adulto y sabe que si se pierde no ocurre nada, simplemente podemos jugar otra y ya.

Los wargames tradicionales, en este aspecto ponen la barra más alta, porque mientras en un juego de escaramuzas podemos jugar dos, tres o más partidas una tarde en esos juegos difícilmente podremos jugar una segunda partida de cuatro, seis u ocho horas. Eso hace que una pérdida se sienta más fuerte, puesto que hay una mayor inversión de tiempo y esfuerzo.

Nuestros amigos de Miniaturas Estadio Wargame jugando Star Wars Legion

Nuestros amigos de Miniaturas Estadio Wargame jugando Star Wars Legion

Las reglas más sencillas y juegos más rápidos usualmente significan también menos sorpresas con tácticas que un usuario experto podría conocer mientras que un novato no. Eso sí, menos reglas requieren un poco más de suerte, a la larga eso equilibra las estadísticas.

En un juego de una hora hacer un movimiento arriesgado para aprovechar una oportunidad se siente más aventurado que si fuese un juego con muchas más unidades y con una duración superior a las tres horas. Sin embargo, un jugador joven que haya fallado en tal acción se sentirá mejor si ve que su adversario, más experimentado, falla haciendo algo similar aunque sea gracias a los dados.

Los dados son impredecibles y tienden a equilibrar las probabilidades, eso siempre es bueno si no quieres que se sienta frustrado por perder una y otra vez mientras aprende.

9. Menor inversión para jugar que un wargame estándar

La diferencia del costo de entrada a un wargame tradicionalsuele ser mucho mayor al costo de entrada a un juego de escaramuzas, además, al tener menos cantidad de unidades es mejor para principiantes.

Para que se tenga una idea, algunos wargames de miniaturas tradicionales requerirían varias decenas y hasta centenares de miniaturas, libros como para llenar una biblioteca pequeña, dados y terreno suficiente para llenar al menos una mesa de 1.2m x 1.8 m o mayor, llegando a ser a lo largo del tiempo una inversión de cientos y hasta varios miles de Dólares.

Por otra parte los juegos de escaramuzas tienden a ser más modestos, normalmente se juegan con menos de 20 miniaturas, incluso hay casos en los que se utilizan menos de diez, la mayoría de las veces se requiere un solo reglamento, aunque hayan expansiones disponibles para algunos de los más populares y utilizan mesas de 1.2m x 1.2m o menores.

Por supuesto, en los juegos de escaramuza la inversión depende de algunos factores como la variedad de miniaturas disponibles y si la persona quiere tener toda la colección, si no se tiene cuidado se puede gastar cantidades enormes de dinero aunque no use mucho de lo comprado.

10. Tiempo de calidad en familia

Como lo decíamos en un principio, lo mejor de este hobby es que nos da una gran oportunidad para compartir tiempo de calidad con nuestros hijos, estos juegos requieren que nos sentemos a pintar miniaturas, que nos veamos las caras mientras jugamos y nos divertimos, que conversemos, que hagamos más actividades que simplemente jugar un rato.

Cuando juguemos recordemos que nuestro objetivo es divertirnos y pasarlo bien en familia, debemos comprometernos y evitar distracciones como los teléfonos celulares, recordemos lo dicho en el primer punto.

La familia de Miniaturas Estadio Wargame jugando Infinity

La familia de Miniaturas Estadio Wargame jugando Infinity

Los juegos de escaramuzas y los juegos de mesa en general te ofrecen como mínimo estas ventajas que puedes aprovechar con tus hijos y familia, son una excelente opción para estrechar lazos y dedicarle tiempos a quienes más amas, tu familia. Así que busca un juego cuya temática les guste y adelante, a disfrutar de este nuevo hobby que no se arrepentirán.

 

Publicación inspirada en: 10 Reasons to Play a Skirmish Wargame With Your Kids publicada en Geekdad, una de mis páginas favoritas y totalmente recomendada.